14 septiembre 2006

Los cuatro muleros.

Villaescusa se ríe cuando utilizo un refrán nuevo. Bueno, nuevo para él, y si es nuevo para él es nuevo para España y alrededores. "El muerto se asusta del degollado" digo y el se parte de la risa, no necesita más, el se ríe de todo no es necesario que sea algo novedoso u original. Es increíble la capacidad que tiene para reírse una y otra vez de la misma cosa, si hasta le sigue haciendo gracia mi asento uruguasho! Y eso que llevamos más de 5 años casi codo con codo. Y claro, tanto tiempo, que ya conozco su repertorio de memoria. Y de vez en cuando nos marcamos un popurrí (que palabra más preciosa) a dúo con selecciones de su extenso repertorio. Que se compone de frases hechas de todos los colores, lugares comunes, chistes malísimos y viejísimos, recitados con rima fácil, o también viejas canciones de Jorge Negrete, Juanito Valderrama u otros magníficos cantantes que también adoraba mi preciosa abuelita.

Un clásico que siempre aparece en nuestras interpretaciones es "Los cuatro muleros". Una canción que me sonaba a parida improvisada por mi inefable "Villa" pero que al parecer es una canción popular recogida por García Lorca y luego popularizada por una tal Marchena, a quien que no tengo el gusto ni la dicha de conocer. Todo esto no me lo explicó Villa sino mi Google que marcó 12.700 resultados para "los cuatro muleros" y sólo 67 para "los 4 muleros".

Pues nada más por hoy, aquí sigo esperando que la GoogleDance me coja confesado y con muchos post lindos.
Por lo pronto ya me han contactado agentes de Alfaguara en Nueva York para decirme que están fascinados con mis escritos. (Miráme Mamá!)


Allá donde se cruzan los caminos,

donde el mar no se puede concebir,
donde regresa siempre el fugitivo,
pongamos que hablo de Madrid.
Joaquín Sabina

(8)
Publicar un comentario