27 octubre 2006

Carta de España

Cuando era adolescente y feísimo tenía la costumbre de mirar la sección de avisos de intercambio de correspondencia que aparecían en una revista, Carta de España se llamaba, que venia no se de donde con noticias sobre España para los emigrantes. Yo iba directamente a la sección de intercambio y me copiaba las direcciones postales (no había internet aún) de los anuncios que pertenecían a niñas argentinas, las demás pocas veces me interesaban.
Las adolescentes argentinas eran el sueño dorado de la mayoría de los gurises uruguayos.
Cuando llegaba el calor de diciembre todas las playas y rincones de veraneo de Uruguay eran invadidos por familias argentinas enteras con sus correspondientes adolescentes preciosas y supercreídas (“repilladas”). Yo apenas me podía contentar con mirarlas y soñar con acariciar esa piel superbronceada y superargentina. Además de feo yo era en extremo tímido. Mi único escape, además de las pajas, eran las cartas. Cartas con argentinas que nunca me verían la cara, seguramente me me imaginarían como un príncipe charrúa azul que les escribía cosas hermosas.

Los tiempos han cambiado mucho, ya no soy tan feo, ni tan tímido y ya no me gustan las argentinas.

Ahora escribo un blog para que me lean todos
y lo que espero ansioso cada día
es el nuevo post de Krisol.

7 comentarios:

Cristina Crisol dijo...

Me caen muy bien los argentinos, y tú lo sabes CHe, pero me alegro infinidad de que ahora te guste yo, que no lo soy pero que puedo poner el acento de Viggo. Me gusta que estés conmigo. Aquí, ahora y siempre.

Mari dijo...

Punta del este......

Che dijo...

si, Punta del Este, Piriapolis, La Paloma, Cabo Polonio, Atlántida, El Pinar, Las Toscas, Valizas, La Pedrera, Jose Ignacio... Kms de argentinas

Che dijo...

Cris: el acento de Viggo lo hago mejor yo, ya lo sabes...

Rita dijo...

Vivan los gallegos, los argentinos, uruguallos y por qué no los italianos!!

Rita

Che dijo...

Que vivan los argentinos!!! pero que vivan lejos por favor, lo más lejos posible....

Cristina Crisol dijo...

Así que la antiblog por antonomasia ahora se pone a postcomentar... veo que pronto te harás uno... ji, ji, ji. DÍAS CONTADOS. Para veros.