02 mayo 2007

Hoy quiero confesar.

Hoy quiero confesar
Que estoy algo cansada
De llevar esta estrella que pesa tanto
Que perdí en el camino tantas cosas
Que me hicieron a veces tanto daño
Tanto daño, hoy quiero confesar.

Cuando empecé este blog, lo hice con la intención de escribir algunas tonterías de vez en cuando para alegrar al personal. Poco a poco me he ido metiendo en este raro mundo de los blog y me he dejado llevar por una corriente liberadora que ha sacado a la luz muchas cositas que tenía guardadas. Por ejemplo, que me encanta cantar en la ducha el “vivir así es morir de amor” a dúo con Camilo. O mi adoración por el precioso de Carod Rovira. Pero hoy he decidido ir un poco más allá y sacar a la luz algo mas profundo que llevo guardado desde hace mucho tiempo, casi toda mi vida: soy gay.

Muchos se sorprenderán, otro dirán "se le veía la pluma" o el plumero, que "ya me parecía a mi que perdía aceite, este" y otras expresiones populares de similar envergadura. Desde siempre he llevado el papel de hombre como he podido, simulando deseos que no tenía, imitando a otros chicos, a mis amigos, mirándoles el culo y las tetas a las chicas con una libidinosidad inexistente. Paradójicamente asombraba mi facilidad para ligar y demás cositas. Y es que justamente el hecho de no desear realmente a las chicas me ha llevado a atraerlas, debido precisamente a ese aire de indiferencia, y he llegado incluso al extremo de tener sexo con ellas, tal vez en demasiadas ocasiones. Tampoco ayudaba la sensibilidad que todos los gay tenemos instalada genéticamente, que es algo que parece ser un imán poderoso, al menos a la hora de la cena, porque luego en la cama las muy cerdas quieren que les metas caña y dejes la sensibilidad junto a sus bragas. Todo este juego de apariencia llevó incluso a muchos envidiosos a tacharme injustamente de "mujeriego" o de "ligón".

A pesar de estar seguro de mi homosexualidad nunca he llevado una doble vida, simplemente he anulado completamente esos deseos, esa fuerza interior, y hoy, ahora , quiero con este post, con este anuncio público empezar a vivir una nueva vida, mi vida…

A partir de mañana empezaré a vivir una vida más sana,
es decir, que mañana empezaré a rodar por mejores caminos

Como mi amadísimo Alberto Cortez, a partir de mañana seré libre para expresarme porque he conocido al hombre que ha cambiado mi vida, que me hace sentir realmente como soy, sincero, autentico, natural, sin doble cara, ni medias tintas.

Un hombre atento, simpático, inteligente, auténtico, alegre, dulce, protector, cariñoso, compañero, y h-e-r-m-o-s-i-s-i-m-o!

Pero por sobre todas las cosas que me quiere como soy.
Es por él por quien he dejado todo y me he venido a Madrid.
Desde que lo he conocido soy feliz, algunos ya lo conocen.
Es Krisol. Un hombre hecho y derecho.

Mi gran amor.

2 comentarios:

c.r.a.z.y. dijo...

Enhorabuena!!!me gusta ese chico, parece buena persona. Ahora te seguiran envidiando, jejejje!!!

crisol dijo...

Tú confesión me dejó boquiabiarto, yo que tanto compartí contigo.

...Y yo quiero confesar que estoy enamoradísimo, como nunca.