28 septiembre 2006

Bar Krisol K

Las caminatas diarias por las calles de Google City nunca dejan de sorprenderme.
Esta semana me he encontrado desde coches que funcionan con agua hasta cámaras que toman imágenes de otros. Parece ser que la dichosa camarita nos enseña fotos que alguien haya tomado en ese mismo momento en cualquier parte del mundo y nos la muestra en el visor, una buena opción para cuando no tenemos dinero para irnos de vacaciones. Doblo las esquina y me encuentro una web que ofrece envíos de mensajes después de muerto. Muy bueno para los que siempre quieren tener la última palabra. Ahora que lo pienso, se podrán enviar virus también? En ese caso si que me pensaría contratar el servicio, que se me están ocurriendo unos cuantos destinatarios. Otra propuesta mas alegre es la de la web que solo utiliza 18 píxeles de la pantalla y nos presenta juegos en precisamente en 18 píxeles, y funcionan!

Pero nada me gusta mas que terminar mis paseos en el Krisol K Bar, nada más llegar te recibe su dueña con esa sonrisa de niña buena que le caracteriza, y mientras disfrutas de las especialidades de la casa, Kris te cuenta sus historias. Preciosas todas como la del mechero azul majorelle que le recuerda a su año en Marraquech, o su increíble viaje relámpago a Uruguay donde no paraba de comer asado y provolones como si acabara de llegar de la India. Uno de los días que recuerdo con más cariño fue cuando apenas entrar me cantó su Rap del Aeropuerto. Y es que Kris es así, tanto te pone unas bravas como te canta un villancico al ritmo de hip hop.

Kris, ponme otra de croquetas!

Publicar un comentario