27 septiembre 2006

Circo, croquetas y besos

Termino de contar todo el fin de semana que fue relindo. El sábado fuimos a ver una obra de teatro muy chistosa, había payasos y malabaristas y hasta un león, pero era como de mentira, porque era una chica disfrazada, pero igual daba bastante miedo. Lo mas chistoso fue Cris cuando llegamos porque cuando se fue a sentar cayó sentada en el suelo. Yo al principio no me reía, pero luego como no la podía levantar nos pusimos a reír los dos. Yo pienso que toda la gente ya creía que era parte del teatro o algo. También pienso que parecía más un circo que un teatro, aunque yo no sé mucho de teatro pero si que sé de circos porque he ido a muchos, el de Moscú, el Internacional de Porto Alegre y el de los hermanos Brasa.

Más tarde fuimos a un bar a tomar cocacolas y comer patatas, también vinieron Ángel (el de las zapatillas gigantes) y su amigo Javi. Javi no es alto es todo lo contrario, pero es más gracioso y menos tranquilo. Hasta se puso a hablar con una señora que cantaba y un borracho que era amigo de la señora. Les dio una moneda para que cantaran mas pero creo que Ángel no le pareció buena idea. Luego fuimos a comer croquetas, que eran grandes no como las que hace mi madre. Luego para volver a casa de Cris nos costó mucho porque en Madrid estaban haciendo una cosa que se llama noche blanca, que es para que la gente vaya a los museos de noche sin pagar, yo no se para que sirve pero a nosotros nos jorobó bastante y creo que casi nos perdimos un poco con el taxi.

El domingo conocí más amigos de Cris, Santi, Juanra, Japo y Manuel el ruso, pero solo un ratito porque yo tenia mucha hambre y me sonaban las tripas. A la noche luego de bailar mucho y jugar a Pulp Fiction fuimos a buscar a la hermana de Cris al aeropuerto y me pareció rechistoso que se dicen “minu” entre ellas. La hermana también es linda, se ve que son de una familia de lindos, a mi me cayo muy bien, aunque creo que estaba un poco triste por algo, pero igual se dio cuenta que yo era de otro país.
Otra vez comimos en un lugar de uruguayos que se llama Colonia de Sacramento, es el momento que mas me gustó, porque así me doy cuenta que a ella le gustan las cosas uruguayas y eso es muy importante si eres uruguayo. Aunque lo que me importa mas es que Cris es rebuena conmigo y me da unos besos larguísimos larguísimos y también me da muchos abrazos que a veces son fortísimos.

Ojalá pasen rápido los días para verla otra vez y probar sus besos de chupa chups, es tan linda Cris que siempre dan ganas de comersela!

Publicar un comentario