07 junio 2007

Mi Macus


Mi macus es precioso! Y blanquisimo como todos sus hermanos.
El día que lo fuimos a adoptar yo estaba muy nervioso. Entramos en la fnac y aunque era para Cris, yo me quede enamorado desde el primer momento en que lo vi alli, mirandome desde un rincón. Sentía que me estaba esperando. Me acerqué lo toque tímidamente, y una sensación extraña me recorrió. Algo nuevo.
Hicimos todos los tramites con un señor amable pero sin exagerar.
Cruzabamos miradas con Cris pero ninguno de los dos se atrevió a abrir la boca. La ansiedad y la emoción nos dominaba. Queríamos llegar a casa para poder mimarlo, acariciarlo. Enseñarle su habitacion que con tanto esmero arreglamos para que se sintiera comodo en su nuevo hogar. Gracias a Dios, que es grande, enseguida congenió con nosotros. Estabamos felices, radiantes, no podíamos con tanta mezcla de sensaciones nuevas pero maravillosas. Por un momento me quede pensando en mi reacción. Y no me reconocía, aunque a apoyé en todo momento a Cris en su descisión, siempre tuve mis dudas y ahora me veía completamente desarmado al verlo allí mirándome, sonriéndome... comprándome.
Hoy, han pasado algunos meses desde ese día y estamos encantados.
Cada noche cuando paso por su habitación y lo veo alli dormidito siento una cosa en el estomago que no habia sentido nunca.
Es felicidad pura y dura.
Felicidad blanca.

Al final es verdad que eso de que un hombre
para realizarse necesita
escribir un blog,
plantar un arbol
y tener un macus.
Publicar un comentario